25 mayo 2007

La biografía capulla 2. Aún más capulla.

La última vez que supimos de Steeman, estaba sembrando el terror en Barcelona.

Los documentos que el Señor X nos pasó continúan a partir de aquí. Los traduciré y resumiré para todos vosotros.

Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere...

Jan vivía en Barcelona mientras asaltaba pisos de estudiantes y su vida parecía ir sobre ruedas, hasta que un día deseó no haberse levantado.

Su objetivo de esa noche era una simple fiesta en el piso de unos estudiantes extranjeros.

Con la moral alta, a ver si conseguía hacerse con un scalextric de Fernando Alonso y una Baticao, Steeman se puso guapete y fue para allá.

Entre tanta confusión etílica, consiguió colarse e hincarse unos cubalibres, que es la segunda cosa que más le gusta hacer a Jan.

Cuando ya todas las portuguesas de la fiesta comenzaban a parecerse a su ex, se emocionó, pero un ladrón tan capullo de guante blanco como él debe ser duro, como su cara.

En un descuido consiguió colarse en la cocina y comenzó a buscar la Baticao, y allí estaba...

La gran Baticao. Como un tigre de bengala, se avalanzó sobre aquel tesoro, cuando de pronto vio que no podía llevárselo. Otra mano estaba agarrando la Baticao!!!

- ¿Quién eres? -Dijo.

- Soy... La griega capulla!!!

Steeman no cabía en si de la emoción. Había conocido a su alma gemela y ya le había robado el corazón.

Su melena, sus ojos, su bigote, ese aroma sobaquil... Aquella griega era lo que siempre había estado esperando.

[Aquí hay 2 páginas pegadas que no se pueden leer.]

Ella, por lo visto, se llamaba Carakoulis. Ella y Steeman fueron a corretear por la playa cogidos de la mano.

La cosa fue a más y jroña que jroña, se fueron al piso de él a empañar los cristales. Tras la sesión de pelos, sudor y otras cosas, ambos quedaron dormidos y abrazados.

Jan, que es madrugador, se despertó a las 2 del mediodía y ella ya no estaba.

Steeman se vino abajo emocionalmente. La chica que le robó el corazón, ahora se lo había roto. Cuando se levantó, se dio cuenta que no sólo era la griega capulla, sino una hija de la gran puta puesto que le había absolutamente todo en su casa y había desaparecido.

Preguntando, se enteró que la griega capulla era quien tenía aterrorizada a la Europa más oriental.

Esta vez había sido él la gran víctima.

Aquí acaba, posiblemente, el capítulo más triste de Jan Steeman, pero su diario continúa...

Sigan atentos a Dubaduba.

- El belga capullo.

- Jan Steeman, la biografía capulla.

- La biografía capulla 2. Aún más capulla.


Etiquetas: ,

3 Eructos:

A las 1:45 a. m., Blogger PeterPsych eructó...

Bueno bueno... parece ser que el diario secreto de Steeman es una fuente de sopresas. Ahora será cuestión de encontrar a Jroña-K-Jroña y dotarla de un retrato robot. Sabemos que se trata de una mujer con bigote, como la Panto, lo que no es una pista demasiado buena, francamente.

Es de suponer que el Belga Capullo sintió en esa ocasión una punzada en su corazón. No haber podido robar aquella Baticao fue un golpe muy duro. Y además la griega capulla le debió dejar el catre lleno de pelos rizados que se hincaban en sus nalgas.

Pero yo tengo otros documentos (que tengo que traducir del italiano SMS) que serán también la bomba.

Ese choricillo inmortal se debe estar cagando en nuestra madre cada día, jajajaja!!!!

 
A las 7:53 p. m., Blogger SH765HT2 eructó...

Este capullo desde luego está adquiriendo fama mundial. Entre tú y el piterpinch lo estais poniendo a caldo. Al final va a acabar saliendo en gran hermano. Se hará famoso y vosotros os jodereis jajaja!!

 
A las 7:57 p. m., Anonymous Jan eructó...

Los capullos son vosotros, que toda la estúpido que ha llegado a ser..yo no robo con chica griega con pelos..es mentira!!

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame