09 agosto 2007

Más momentos bestias de la historia del cine

Al fin volvemos con los chorros de testosterona y peste a sudor que escupen algunos títulos cinematográficos. No ha sido fácil, puesto que aquí está lo mejor de lo mejor. Los nuevos momentos más bestias de la historia del cine.

  • El sargento de hierro

El sargento más cabrón y salvaje de este tipo de películas. Cada frase suya es un mandamiento.

El momento que nos interesa se produce a los pocos minutos de película, cuando un grupo de chavales quieren dar al sargento un repaso de ostias, él les deja con el rabo entre las piernas cuando les dice: "yo como alambre de espinos y meo napalm". Sí señor, así se impone respeto.

  • Perseguido

El amigo Arnold pretende tomar un avión con María Conchita Alonso. Ella pretende escapar, para ello le propina un copón en todos los cojones a Arnold, pero como es un machote, ni se inmuta y sale tras ella. A eso se le llama una herramienta de acero.

  • Por un puñado de dólares

Otra vez el tipo duro de Clint. En esta ocasión, haciendo gala de que tiene un organismo de acero inoxidable y que es un duro cowboy, afirma sin temblarle el pulso: "Yo no bebo agua".

Sí señor, aquí sólo se sirve whisky.

  • Mentiras arriesgadas

El Chuache es que no para. En este peliculón, al final, nuestro héroe está pilotando un Harrier que no le da ninguna pena destrozar. El enemigo llega torpemente a quedar colgado de uno de los misiles. Al Chuache no se le ocurre mejor idea que lanzar el misilazo, pero no hacia una zona despejada, no, sino contra un edificio. Muy a su estilo.

Ala! Veste a tomar por culo!

  • Top secret

La película cumbre del género cachondeo. El protagonista es Nick Rivers, un rockero que viaja a Alemania a actuar. Allí conoce una pájara a la que secuestraron su padre. Nick, con tal de mojar el churro, decide ayudarla y es en esta aventura donde conoce a la resistencia francesa. Un miembro de la resistencia, Café Olé, está refrescándose bebiendo de una lata. Nick le pide un trago y al beber, se da cuenta que es gasolina lo que el pedazo de bestia está ingiriendo.

  • El ejército de las tinieblas

Debido a una terrible maldición que oculta el Necronomicón, descubierto en una expedición cerca de la casa del protagonista, Ash, éste se ve teletransportado a la Edad Media. Como había perdido una mano, no se le ocurre nada mejor que acoplarse una motosierra. No sabemos cómo coño la manejaba, pero le venía de perlas para rebanar cuellos.

Hasta aquí, las nuevas bestialidades del cine. Recordad, que aparte de leer, podéis escribir vuestras propuestas.

- Los 10 momentos más bestias de la historia del cine

- Más momentos bestias de la historia del cine

Etiquetas:

3 Eructos:

A las 8:36 p. m., Blogger Akroon eructó...

Bueno, seguramente lo que yo voy a soltar no es que sea muy 'jebi', pero bueno... es por contribuir.

Rambo, First Blood (useasedisir, la primera de todas). Cuando Trauman (o Trautman, ni pajolera idea) le cuenta al poli que persigue al cordero degollao de Rambo, que está perfectamente preparado para sobrevivir en condiciones extremas, y rubrica la explicación con: "RAMBO PUEDE COMER COSAS QUE HARÍAN VOMITAR A UNA CABRA".

Y... yastá. Espero no haber dejado demasiado bajo el listón. :P

 
A las 9:09 p. m., Blogger Palmz eructó...

Excelente Akroon!!! Es una frase salvaje, sin duda.

 
A las 2:24 p. m., Blogger SH765HT2 eructó...

la película más violenta que he visto es Tropas del ESpacio de Paul Verhoeven. Te sale la violencia hasta por las orejas, pero lo bueno es que hace gracia y todo.

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame