02 abril 2006

Los 10 momentos más bestias de la historia del cine

En el cine de acción, sobre todo entre los 80 y los 90, una especie de animales con patas se dedicaban a salvar mundos de amenazas extraterrestres, terroristas internacionales, androides y “malos” en general. Estos tipos eran más duros que el acero, y si te miraban mal podías darte por muerto.

Te vas a cagar...

En sus periplos salvando a la gente por ahí han dado lugar a gran cantidad de frases lapidarias, auténticos tsunamis de testosterona cinematográficos. Más tarde, ya comenzado el siglo XXI, una legión de “yonofumo” y “yonobebo” quieren salvar el mundo, pero esos mariquitas no tienen ni idea, un día de estos, estos cracks volverán y se cargarán a estos “neo-héroes flipaos que no valen pa ná”. Hay muchísimos momentos más, pero han tenido que ser sólo 10. Seguramente pronto vuelva a poner 10 más cuando los reúna, o me los mandéis por email. Que disfrutéis!

Desafío Total (Paul Verhoeven).

Douglas Quaid (Arnold Schwarzenegger) es un machote obsesionado con Marte que trabaja en la construcción, un día decide ir a Memory Cold, una empresa chunga que le mete en el cerebro recuerdos como si hubiera estado realmente en Marte, hasta que todo se jode, se da cuenta de que antes tenía otra personalidad (Hauser) y ya había estado por Marte. Total, que se va a Marte, allí se (re)encuentra con Melina (Rachel Ticotin), una morenita tan grande como el puño cerrado de nuestro amigo Chuache. Pues es ahí donde tiene lugar esta conversación:

“Melina le coge de los huevos a Quaid y dice:”

-¿Con qué la has alimentado?

-Rubias. –Responde Quaid.

Le llamaban Trinidad (E. B. Clucher).

Trinidad (Terence Hill) es un forajido que viaja por el desierto, hasta que llega a una posaba donde en pocos minutos se zampa una barra de pan, una jarra de vino y una sartén entera de judías con tomate. Yo, de entrada, evitaría tener problemas con un tipo así, pero unos bandoleros que están allí no piensan igual, y descubren que poco tienen que hacer con Trinidad. Al poco tiempo, Trinidad descubre que su hermano (Bud Spencer) se ha hecho sheriff de un pueblo cercano, así que se va para allá a crearle problemas. A partir de ahí, todo son ostias con la mano abierta o martillazos con el puño cerrado en toda la cabeza. Cabe destacar un momento de la película:

Trinidad y su hermano encuentran un poblado de pacíficos mormones, se quedan allí a comer y festear a 2 mozas jovenzuelas que ahí por allí, en eso que vienen un montón de mejicanos a caballo pegando tiros y montando jaleo a aprovecharse de la hospitalidad de los mormones. Cuando llegan los ponen todos en fila, y el jefe de la tropa de mejicanos empieza a arrearle una ostia a cada uno de los que hay en la fila, hasta que llega a Bud. Éste ni se inmuta y le responde con un fostión que lo manda para atrás por el aire. Humillado, el jefe mejicano se levanta y ordena a uno de los suyos que le meta otra a nuestro amigo Bud. Con miedo, se la mete, pero Bud, que no se achanta ante nada, en vez de devolvérsela al pringado de turno, va al centro del problema y le vuelve a arrear otra al jefe de los mejicanos que lo deja tonto. Así se hace, campeón!

Rambo III (Peter McDonald).

John Rambo (Sylvestre Stallone) está en Thailandia donde, atormentado, ha ido a crecer espiritualmente. El coronel Trautman (Richard Crenna) va en su busca, lo necesita para una misión: ayudar a la resistencia afgana contra la invasión soviética, pero el coronel Trautman ha caído preso y Rambo debe liberarlo. Hay un momento, cuando Rambo libera a Trautman por el desierto afgano, un montón de soldados, camiones, helicópteros, etc... aparecen por el horizonte, no hay posibilidad de escape, entonces se produce la siguiente conversación:

-¿Qué hacemos, Rambo?

“Y Rambo, con la mirada perdida, agarra con fuerza su arma y dice:”

-¡Jodámoslos!

El último Boy Scout (Tony Scott).

Joe Hallenbeck (Bruce Willis) es un agente del servicio secreto un poco acabado. Tiene como misión proteger a una bailarina de striptease (Halle Berry), pero cuando a esta la acribillan a tiros, el novio de la tía (Damon Wayans) y el furioso Hallenbeck se lanzan a buscar a los culpables de este asesinato.

Hay un momento en que a Hallenbeck lo tienen atrapado en una habitación y atado a una silla. Entonces pide un cigarrillo, un malote le da uno, entonces tiene la osadía de pedir fuego, el malote se ríe, saca un mechero, se lo acerca y le pega una ostia a Hallenbeck. Cuando se repone, lo primero que hace es pedir otro cigarrillo, se lo dan, y con un par de huevos vuelve a pedir fuego. El malo vuelve a asomar una sonrisa, pero cuando se está acercando con el mechero, Hallenbeck le dice:

-Como me des, te mato.

El chico malo le planta de nuevo el puño en la cara, pero Hallenbeck, haciendo caso omiso del dolor, le pega un copón en la nariz que se la mete para adentro y lo mata en el acto. El que avisa no es traidor.

Rambo III (Peter McDonald).

De nuevo John Rambo a escena.

Herido en el abdomen y sin parar de sangrar , Rambo abre varias de sus balas y saca la pólvora de dentro, se la mete por la herida (sí, se mete la pólvora en la herida) y se mete fuego él mismo. No hay dolor!!! Todo para que la herida cuaje y deje de sangrar. Pocas personas en el mundo serían capaces de semejante salvajada, crear una pequeña explosión dentro del cuerpo. Los tiene “cuadraos”.

Yo, el halcón (Menahem Golam).

Lincoln Hawk (Sylvester Stallone) es un camionero que va de aquí para allá con su trailer. Es un cachas y la vida no le ha tratado bien, su ex mujer acaba de morir y ha dejado el hijo de ambos al amante de ella. Hawk quiere cuidar de su hijo, ya que es un padrazo, pero no tiene dinero suficiente para pagar a los abogados necesarios para ganar la custodia del insoportable crío, entonces decide mostrar lo que vale, y a la vez sacar dinero para conseguir la custodia... ganando un torneo de pulsos!!!

El caso es que, no recuerdo bien quienes son, pero mientras las fases de eliminación se van desarrollando, hay un pulso tan igualado que el más bestia de los dos contendientes le parte el brazo al otro. Ese guión solamente podía salir de una mente como la de Stallone (sí, el guión lo escribió él).

Rocky IV (Sylvester Stallone).

Todos conocemos a Rocky Balboa, pero en esta ocasión, Rocky debe enfrentarse a un boxeador del este que parece un armario empotrado: Iván Drago (Dolph Lundgren), un terrible boxeador de la Unión Soviética. Este boxeador, combatió anteriormente con Apollo Creed (Carl Weathers), un ex rival y ahora amigo de Rocky, pero Iván Drago le mente tal "somantá" de ostias que lo revienta y lo mata. Rocky tiene clara su misión: derrotar a Iván Drago para vengar la muerte de su amigo Apollo Creed.

En la pelea final, cuando ambos ya han sudado varios litros y la pelea está igualada, Rocky comienza a mandarle tal lluvia de ostias que incluso el público soviético comienza a animar también a Rocky. ¿Cómo será la paliza?

Jungla de cristal (John McTiernan).

John MacLane (Bruce Willis) va para Los Ángeles a la fiesta navideña que la empresa de su mujer da en el edificio Nakatomi Plaza. De pronto, un grupo terrorista liderado por Hans Gruber (Alan Rickman) se hace con el edificio.

Lo jodido llega cuando MacLane se entera, le pilla desclazo ya que durante el viaje a Los Ángeles un pasajero le dijo que era conveniente andar descalzo para eliminar tensiones. MacLane se cargará a todos los terroristas, salvará al edificio y salvará a su mujer de ser defenestada todo el tiempo descalzo en un edificio donde si algo predomina son los tiros y los cristales. Tiene huevos la cosa que al primer terrorista que mata, no tiene la talla de zapatos que él usa. Total, que acaba con los pies hechos una mierda y aguanta el dolor como un campeón.

• Hannibal (Ridley Scott).

Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) es un personaje complicado. Le ha tocado vivir en una sociedad homófoba y con la tontería de la moda de ser vegetariano, y claro, él, que es gay y caníbal, pues lo tiene un poco complicado. El caso es que de una forma u otra le va el chorizo de cantimpalo.

El momento más bestia es cuando le corta el cráneo a Paul Krendler (Ray Liotta) a modo de tapadera, lo aparta, le corta un trozo de cerebro, le pega un vuelta y vuelta en la sartén y se lo da de comer. Comerse un trozo de su propio cerebro... Que aproveche!

La naranja mecánica (Stanley Kubrick).

Aparte de todas las salvajadas llevadas a cabo durante la película, quizás la peor es la sufrida por Álex (paradójicamente, el asesino es la víctima) en el método Ludovico, una especie de tortura-tratamiento para frenar la "ultra-violencia".

Al final, cuando Álex (Malcom McDowell) está hecho una mierda en el hospital y parece que el método Ludovico (creo que se llamaba así) le cambió, no podía haber mejor final que mientras sonríe como un buen chico, imagina como se revuelca con una golfa como animales.

Éstas son sólo algunas, como ya he dicho al principio. He omitido las películas gore y las protagonizadas por robots o cyborgs. Faltan muchos momentos, así que en el futuro pondré más. Quien quiera, puede proponer.

- Los 10 momentos más bestias de la historia del cine

- Más momentos bestias de la historia del cine

Etiquetas:

1 Eructos:

A las 9:25 p. m., Anonymous Anónimo eructó...

Busco camionero cachas que me de unos azotes con la mano en las nalgas
Pedrito

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame