02 diciembre 2006

Los putos monólogos

Parece que los monólogos siguen teniendo tirón. Personalmente, estoy hasta la polla de ellos, porque para unos pocos monologuistas que hay, nos tenemos que hinchar a comer mierda.

Lo que al principio parecía gracioso y novedoso, se ha convertido en repetitivo y cansino.

Vamos a mostrar algunas claves del panorama monologuero-televisivo en España:

-Faldones por fuera.

Gilipollez esencial si lo que quieres es "molar", y ya si te dejas barba de 2 días, mejor aún. Es necesario parecer juvenil y macarrilla sin llegar a ofender. El resultado en muchos casos es ver un gilipollas haciendo vanos intentos por ser "molón", como Urdaci, el cual lo hace de puta pena. La última novedad es un faldón por dentro y otro por fuera. Siempre innovando estos modernos...


Éste es el momento exacto en que a Don Mauro dejaron de hacerle gracia los chistes de un inglés, un francés y un español.

-Humor inteligente.

Se habla de que los monólogos es humor inteligente, lo cual es una idiotez. Marianico "el corto", Gila y demás lo llevan haciendo desde que los dinosaurios que dominaban la Tierra, y casi siempre mejor.

Entiendo que esta nueva hornada quiera darse aires de exclusividad, para sentirse pioneros en algo y no tener metas tan altas, vamos, sentirse ser "la ostia", pero lo cierto es que lo más que han hecho es añadir una pared de ladrillos detrás del humorista.


Venir pacá que sus voy a dar con el gallao, que no tenéis grasia y os repetís más que el ajo.

"-Marianooo, ¿ande has dejao el carro?
-Tú sabrás, que ibas atao delante."

-Ni puta gracia.

Si somos realistas, las mujeres apenas tienes gracia. Tranquilo Colectivo de Mujeres Alteradas, que ahora os cuento.

Siempre que sale una mujer a contar un monólogo acaba cayendo en sus propios tópicos, y casi seguro que acabará contando una tontería más sobre la regla o lo tontos que son los hombres.

La cosa está así, seguirán sin tener ni puta gracia mientras no cambien el repertorio, que ya cansan al personal.


Bueno, por descarte adivinaréis de cuál de estos dos temas voy a hablar...

-El público va empastillado.

Si no, es imposible entender como se parten el culo con la más mínima chorrada. De vez en cuando, enfocan a algún asistente descojonándose para transmitir el mensaje de que "si no te ríes, es que eres gilipollas".

-Buahh, tío. Vámonos "pal" Club de la Comedia ese, que ya me hacen gracia los chistes de "colmos".

-¿A quién coño se le ocurrió que Verónica Forqué o Terelu podía ser buena contando monólogos?


Y va y se apuesta conmigo 5 euros que si le comía la tranca, se me caían los dientes, se la chupé y el muy tonto perdió el dinero. Jajajaja.

Ahí dejo la duda.

Eso es todo por ahora. Saludos!

Etiquetas: , ,

1 Eructos:

A las 9:35 a. m., Blogger Witilongi eructó...

Y la tía esa de la cartelera del cine también es más para echarse a llorar. De todas formas los del Club de la Comedia están muy trillados ya porque apenas escriben monólogos. Por lo menos en la Paramount se lo curran algo más.

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame