30 noviembre 2006

Relatos ultracortos

Ahí van tres relatos ultracortos que se pueden leer por ahí. He evitado los que suelen llegar a ser chistes sin gracia en vez de relatos.

-Mi hermano, de Rafael Novoa.

Nunca le perdoné a mi hermano gemelo que me abandonara durante siete minutos en la barriga de mamá, y me dejara allí, solo, aterrorizado en la oscuridad, flotando como un astronauta en aquel líquido viscoso, y oyendo al otro lado cómo a él se lo comían a besos. Fueron los siete minutos más largos de mi vida, y los que a la postre determinarían que mi hermano fuera el primogénito y el favorito de mamá.

Desde entonces salía antes que Pablo de todos los sitios: de la habitación, de casa, del colegio, de misa, del cine ... aunque ello me costara el final de la película. Un día me distraje y mi hermano salió antes que yo a la calle, y mientras me miraba con aquella sonrisa adorable, un coche se lo llevó por delante. Recuerdo que mi madre, al oír el golpe, salió de la casa y pasó ante mí corriendo gritando mi nombre, con los brazos extendidos hacia el cadáver de mi hermano.

Yo nunca la saque de su error

-Llamada, de Fredric Brown.
El último hombre vivo en la Tierra estaba sentado en su casa.

Llamaron a la puerta.

-El pozo, de Luis Mateo Díez.

Mi hermano Alberto cayó al pozo cuando tenía cinco años.
Fue una de esas tragedias familiares que sólo alivian el tiempo y la circunstancia de la familia numerosa.
Veinte años después mi hermano Eloy sacaba agua un día de aquel pozo al que nadie jamás había vuelto a asomarse.
En el caldero descubrió una pequeña botella con un papel en el interior.

"Este es un mundo como otro cualquiera", decía el mensaje.

Etiquetas:

1 Eructos:

A las 3:52 p. m., Blogger Witilongi eructó...

El de llamada es muy bueno.

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame