27 agosto 2008

Melsas


Hoy me gustaría hablar de los melsas. Parece que llega un poco a destiempo esta entrada, ya que el verano está acabando y las afluencias de gente disminuyendo, pero me importa tres cojones. Vamos a explicar qué es un melsa: un melsa es a quien va dirigida la frase "me cago en su puta madre" cuando tienes un mínimo de prisa.

Son esos individuos e individuas que debido a sus limitaciones e incapacidades paralizan a un número mayor de gente, y ni siquiera se dan cuenta del lastre que suponen para el funcionamiento de la sociedad.

Veamos algunos casos en los que yo (y posiblemente vosotros) os hayáis cagado en la puta madre de alguien:

- Melsa al volante.

La típica escena sobre el asfalto. Una carretera recta, sin cruces, ni rotondas ni leches. No hay nada que pensar nada porque no hay otra cosa que hacer que ir recto, y... ¿porqué va a 20 el pedazo de cabrón que lidera la cola?

No son conscientes del estorbo que suponen, creando un pitote que te cagas. Si su cuello estuviera al alcance de todos los de atrás, seguro que optaba por acelerar.

- Melsa haciendo cola.

Cuando estás en una cola como la del cine, restaurante de comida rápida o cualquier otra y te toca uno de estos en tu cola, lo notas en seguida. Su actitud para frenar la cola y con ello, la eficiencia, es esperar a que llegue su turno para entonces pararse a pensar qué es lo que quieren, demostrando una inoperancia total.

- Abuelos sin sentido del tiempo.

Suelen ir lentos por causas obvias, pero el iniciar conversaciones con 300 personas esperando en la cola, desafiar a la medicina con síntomas y enfermedades imaginarias, colapsando la sanidad pública, o ir a marear a los trabajadores al banco intentando aparentar un ajetreo diario que no tienen, lo hacen a conciencia.

Un ejemplo clásico es el de los bancos, cuando se tiran 2 horas en el banco, al que van más por aburrimiento que por necesidad.

- Jugadores melsas.

Si alguna vez has jugado a las cartas o algún otro juego, seguro que te has encontrado con alguno.

Hacen perder los nervios al resto de jugadores, y su lentitud sólo se vería explicada si su juego fuera superior al del resto, pero no suele ser así. Su torpeza y su lentitud suelen ser directamente proporcionales. La ausencia de ritmo de juego y de ligereza de pensamiento se hace patente cada vez que llega su turno, produciendo el parón correspondiente.

- Funcionarios.

¡Cómo no incluirlos! Su nombre no es otra cosa que sinónimo de lentitud. Los trámites que llevan a cabo son límites que tienden al infinito. La explicación con la que más científicos se han puesto de acuerdo respecto a su baja productividad es el más que menguado horario del que disfrutan, el cual divide el tiempo en desayuno - "jijí jajá" - almuerzo - "casi la hora de irse".

Con esto he descrito algunos de los tipos de melsas más comunes, pero seguro que en vuestra vida pública os habéis encontrado muchos más. Comentadlos a ver si convertís esto en un compendio de lentorros sociales.

Taluego!

Etiquetas:

3 Eructos:

A las 8:28 p. m., Anonymous Pilukina eructó...

No te olvides de las cajeras melsas que, armadas con sus zuecos, hacen esperar a una cola de 500 personas (en la que hay más melsas antes que tú) en cualquier supermercado. Los principales motivos son: he roto/no se como funciona la caja, no me pasa el código de barras porque tengo el producto cogido al revés y el antiguo ¿Alguien va a pagar con 5000?

 
A las 3:19 p. m., Anonymous efrin eructó...

hey Hector!! yo soy un jugador melsa, lo reconozco, cuando juego a algo soy lentisimo, pero en plan estrategia, si no por que me pienso las cosas 50 mil veces antes de hacerlas, y lo mas fuerte que casi siempre elijo la opcion mala, jajaja

 
A las 3:20 p. m., Anonymous efrin eructó...

Queria decir no lo hago en plan estrategia.

Saludoss!!

P.D. Muy buenos tus articulos!!

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame