29 agosto 2008

Dirige como si estuvieras en Hollywood!!!

Sí, ya sé que alguna vez intentaste hacer un corto, pero como lo más profundo de tu cerebro te advierte, si lo haces va a ser muy cutre. Lo sabes. Para acabar con esto de una vez por todas, ponemos al alcance de tu mano los recursos de la industria del cine americana (la estadounidense, no la ecuatoriana). A partir de cuando leas este artículo, tus cortos o tus películas darán un paso de gigante cualitativamente, como si Spielberg en persona la hubiera dirigido y metido pasta por un tubo, aunque se rodara con una Super 8.
¿Cómo lo vamos a hacer? Pues os voy a explicar cómo introducir los efectos especiales y digitales más caros del mundo en vuestro corto de forma totalmente casera, así que ya podéis ir desempolvando aquel corto de una invasión alielígena, aquella copia descarada mitad Matrix - mitad Pulp Fiction y además, os enseñaré a convencer a vuestras amigas más guarras a protagonizar una película porno con escenas lésbicas. Y todo lo explico gratis!!!

- Meteorito gigante amenaza la tierra.
5 palabras mágicas que llenan los cines. Normalmente, si quieres realizar esta escena, te va a quedar cutrísima, usaras algún pedrusco del campo con un fondo de cartulina dando lugar a unos efectos especiales dignos de comienzos del siglo XX. Bien, el método realista es más sencillo:

Busca al más gordo de tus amigos e invítale a comer todos los botes de fabada Litoral que quiera. Luego, instala una cámara en el interior del váter, y cuando tu colega vaya a evacuar, la cámara captará de forma privilegiada como gigantes rocas oscuras que provienen del negro espacio caen e impactan. Lo adornas con música chunga y listo.
Si le pones luciérnagas en el culo conseguirás un bonito efecto de cielo estrellado.



Parece que la Tierra se salvó... por ahora.

- Dinosaurios.
¿Disfraces? ¿Stop-motion? Venga ya!!! Te va a quedar un truño de efecto especial, como era de esperar, y eso no es digno de un director como tú. Vamos a ver cómo puedes conseguir un dinosaurio temible para tu película:

Antes de nada, necesitas saber que el nivel medio de conocimientos de la sociedad española respecto a los dinosaurios es el de "espectador de Jurassic Park", y encima, casi no se acuerdan. Con esto a nuestro favor, nadie se dará cuenta de que el dinosaurio que intentas imitar no ha existido jamás, nadie va a encontrar fallos del tipo "esa especie no existía", "ese bicho no es del Cretácico" o "para mí que esa especie no bailaba la conga". Sabiendo esto lo tenemos más fácil. Ahora, ¿qué distingue a un dinosaurio? Pues la cola, el color verde y los pedazo de dientes. Reúne esas 3 cosas y tendrás un dinosaurio. Para ello vamos a reunir: dentadura de abuelo, chucho de algún amigo y spray verde. Ya os vais haciendo una idea, ¿no? Pinta al perro de verde y métele la dentadura en la boca (la cual será más temible que la propia, seguro). La cola, pues ya la lleva puesta.



¿A que acojona?

- Posesión diabólica.
A lo mejor quieres iniciar tu camino en el séptimo arte de mano de un largometraje donde el protagonista sea el Demonio. Una escena clave es el de la posesión de algún personaje por parte de nuestro amigo del tridente. Ambientar es fácil, sobretodo si el dormitorio es de alguna casa vieja, ya que algo tan viejo como el demonio no pinta nada en casas decoradas con chorraditas como el feng shui, tan de moda ahora por occidente. Lo jodido viene a la hora de clavar el papel de la posesión. Necesitas a alguien fuera de sí, con expresiones extremas en la cara. Vamos con el briconsejo para bordar este efecto en vuestra película:

Localiza algún familiar o amigo epiléptico (¿veis por dónde van los tiros?) y póstralo en la cama. Átalo de manos y pies. Pon a alguien fuera de plano que le enseñe fotos de Ágata Ruiz de la Prada vestida con sus disfraces. La inhumana combinación de formas y colores provocarán en el epiléptico un montón de espuma digna de una fiesta de la espuma de Pachá Discoteca. No pierdas detalle, porque además, se le pondrán los ojos en blanco y se convulsionará. Como si el mismísimo Satán viviera en su interior!!!



- Padre Carras, mira que se lo advertí. No le meta helio por el culo a la chiquilla!!! Átele un cordelillo por lo menos!!!

- Sables láser.
Lo estabas deseando, ¿eh, bandido? Siempre has querido convertirte en un puto Jedi. Hoy vas a aprender a filmar autenticas luchas con sables láser para deleite vuestro.

Queda con varios colegas, pero de los buenos. De los que se beben hasta el agua de los floreros, y cuélate en un pub o discoteca donde alguna marca de bebida alcohólica haga fiesta. Puede ser JB, White Label, Brugal o la que sea. Poneos ciegos a cubalibres como sólo vosotros sabéis. Hasta que el resto de gente os haga la ola con cada trago. Luego localizad a la tipa que da los regalos por cada cubata. Arrambladla y robadle todos esos palitos que brillan en la oscuridad y no valen para nada que suelen dar en esas fiestas y largaos antes de que llegue la policía. Una vez en casa, descolgad todos los tubos de luz de casa y rellenadlos con la sustancia misteriosa brillante que contiene los palitroques esos. ¿Qué tenéis? Pues un fantástico tubo de luz con el que batallar. Al ser frágiles, cuando estéis rodando, podéis pegar un espadazo más fuerte, para romper el tubo y que el líquido brillante salte por todos lados consiguiendo un efecto de auténtico profesional. Ya tienes tu momentazo Jedi!!!



A día de hoy, sigue sin mojar el churrito.

- Explosiones.

¿Qué tipo de película querías hacer sin explosiones? Es la 1ª regla para hacer una buena película. Conseguir explosivo quizá sea un poco complicado, así que vamos a ver qué podemos hacer:

Invéntate una religión. Da igual a quien adores, pero asegúrate de prometer huríes buenorras a todo aquel que se sacrifique por la causa. Capta a los más débiles mentales que conozcas. Una vez que tengas ya unos pobres desgraciados en tu poder, cómprale 4 ó 5 botellas de butano al butanero y que tus muyahidines las lleven allí donde quieras una explosión y las abran. A una señal tuya, encenderán fuego y lo volarán todo por los aires. El tema de usar humano en las explosiones tiene la ventaja de que si necesitas filmar víctimas pues... más reales no pueden ser.
A continuación, guarda las cámaras, borra tus huellas y desaparece de la escena antes de que vuelva la policía.



Seguro que cuando le digamos al alcalde que lo hemos hecho nosotros para un corto, se le pasa el enfado y nos da una subvención.

Con estos 5 consejos ya podéis empezar a planear vuestra primera incursión en el mundo del cine sin reparar en efectos especiales. Próximamente descubriré más trucos para incluir en vuestros filmes (quizá en la 2ª parte, si os va bien con la 1ª).
Que Hollywood se prepare!!! Con un par!!!

Etiquetas: ,

3 Eructos:

A las 11:27 a. m., Blogger Chiringui eructó...

Tomo nota.

Por cierto, lo de la cagada es acojonante, un tiro de miera auténtico.

 
A las 7:54 p. m., Anonymous Anónimo eructó...

por cierto, podrias enviárselo a Almodóvar y todo este tropel de cineastas que tenemos a ver si hacen alguna pelicula de acción y se dejan de hacer tantas pelis de locas mariconas!!

 
A las 7:59 p. m., Anonymous Anónimo eructó...

...otra cosa mas, a ver para cuando un artículo sobre política poniendo a caldo a nuestra clase dirigente, si lo miras bien, se podrian hacer chistes de ello a montones!!

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame