10 octubre 2009

Viaje a la selva nocturna: la discoteca


Son las 3:30 a.m. y ya has estado en dos o tres pubs, tomándote tus cervecitas, calimochos, cubatas, rones, etc. El dueño del pub está cambiando la música de forma misteriosa, donde hace 10 minutos sonaba U2 ahora suena Daddy Yankee y su "gasolina".... Sin saber porqué, notas que la iluminación del local va en aumento y esto te fastidia sobremanera ya que te has convertido en un vampiro nocturno y tus ojos, ahora, son extraordinariamente sensibles a la luz (provocado por los litros de bebidas espirituosas que has ingerido).
Molesto por la actitud desafiante del camarero que , escoba en mano, te mira de reojo, decides que ya es hora de abandonar el local y dirigirte a otro mas grande, mas caro y que cierra mucho mas tarde.
El camino es tortuoso: notas que las aceras están mas altas de lo normal, que el suelo es muy resbaladizo, etc. Te acuerdas de todos los familiares de los trabajadores del ayuntamiento por tener el pueblo echo una mierda y sueltas un discurso improvisado en el que sientes que la divina providencia te ilumina y te da sabiduría. Todo tu grupo de amigos que, misteriosamente, también tropiezan y andan lentamente por culpa del mal asfaltado de las calles, asienten con la cabeza dándote la razón en todo. En ese momento descubres que son maravillosos y les prometes amistad eterna.
Llegas al primer gran local no sin antes haber esquivado misteriosas manchas en el suelo con todo tipo de agentes bacteriológicos: alguna manchas son amarillas , otras color rosado con tropezones de distintas variedades de embutido, etc. Antes de entrar te topas en la puerta con una o dos personas (normalmente hombres) de una corpulencia por encima de la media, sin un pelo en la cabeza, camiseta apretada y pecho hinchado en plan palomo en celo. Su lenguaje se limita a unas pocas palabras que son: "pasa" ,"no puedes pasar", "no puedes entrar con bebida" y alguna frase más, siempre relacionada con el verbo "pasar".
Después de pasar el filtro, entras a la discoteca. La música está a un nivel en el que hablar y que te escuchen es poco menos que una proeza. El ambiente es londinense (por la densa niebla) inmerso en un vaivén frenético de luces de colores.
El primer comentario, al entrar, suele ser: "esto está hasta el tapón" o "como esta la paya esa". No falla, siempre que entras ves al típico borracho de tu pueblo que está solo en la barra y te saluda efusivamente ( te preguntas porqué es tan simpático cuando , por el día, nunca te saluda).

Ya estás metido en el ambiente, has pedido tu cubata y has echo un círculo perfecto con tus amigos, situándote en una posición estratégica del local, ya sea a la entrada de los aseos, en la entrada de la propia disco o cerca de una zona poblada de féminas solteras (o eso crees tú). A diferencia del pub, en la disco no sueles hablar con tu grupo de amigos , solo os movéis intentando hacer como que bailáis de una forma ridícula. Puede pasar perfectamente una hora y no dirigiros la palabra aunque estéis a un metro el uno del otro en un círculo cerrado.
Uno de vuestros amigos dirige una mirada fulminante a una moza lozana que está enfrente y, creyendo que ésta le sigue el juego, se queda mirándola durante un tiempo prolongado. Os comenta que esa chica le mira y que seguro que si va a decirle algo se la "trinca" (pobre , que malo es el alcohol). Pero al final no se decide en lanzarse a conocerla y entra en acción el típico Vin Diessel, McBain, David Hasselhoff o como querais llamarlo. Oportunidad perdida!!!
Son las 6 de la mañana y estas hecho "caliqué" así que decides que ya es hora de irte a casa, maldiciendo a todas las mujeres y cagándote en todos los chulos de discoteca que siempre te chafan un ligue seguro.

6 Eructos:

A las 1:26 p. m., Anonymous Héctor eructó...

Yo sé de qué portero hablas... Menuda bestia parda! Aunque es fácil neutralizarlo: le dices una suma o una resta de las de llevar y le dará un jamacuco, lanzando espuma por la boca.

 
A las 2:25 p. m., Anonymous Desertico eructó...

Si, aquel es una mezcla entre Huruk-hai y un trol de las cavernas.

 
A las 12:25 a. m., Blogger PeterPsych eructó...

Una pava le miraba desde el otro lado de la acera.... habría que verla en el otro lado del dia, jeje

Increible resurrección, si señor!!!

 
A las 1:16 p. m., Blogger desertico eructó...

Gracias PeterPsych. Sí, eso es un tema a tratar tambien. Habria que verles la cara a muchas discotequeras de estas de minifalda, despues de pegarles un enchufonazo de agua con una manguera y ponerlas al sol..

 
A las 7:36 p. m., Blogger Valeria eructó...

Por suerte a mi las discotecas no me gustan.
Yo soy mas de quedarme en casa, ver una peli, pedir helado y pizza por delivery...
Gracias por compartir este articulo
Saludos!

 
A las 2:12 a. m., Blogger Camila eructó...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame