22 septiembre 2007

Conviértete en adolescente

¿Estás harto de los adolescentes? ¿Repites siempre eso de "los jóvenes de ahora bla bla bla"? Seguramente los adolescentes pasarán de ti como de comer mierda, pero tú estás preparado para todo y sin tus sabios consejos y tu par de huevos la sociedad está abocada al caos. No temas! Vamos a preparar una serie de consejos para transformarte en adolescente y que puedas demostrarles cómo ostias se hacen las cosas.

- Déjate una triste perilla y la sombra del bigote.

Hazlo hasta que parezcas un choto. Como adolescente, lleva esa matilla de pelos siempre visible.

- Sé radical en cualquier tontería.

De repente, la vida de punky cochino puede ser lo tuyo, o el comunismo es la salvación de la Humanidad, ser Lating King no está mal, ser okupa es lo que triunfa o la vida pirata es la vida mejor. Elige un lema y a hacer el gilipollas...

- Mátate a pajas.

Pélatela como un mono. Es la actividad principal de los adolescentes, y como tal, debes darle a la zambomba varias veces al día hasta que se te quede como un joystick, con los dedos marcaos y la punta roja.



Ahora que tengo un ratico voy a ordeñarme.

- Necesitas granos.

La adolescencia hace estragos, y se manfiesta en forma de granos. Para ello, hunde la cabeza en una cuba de manteca de cerdo a ver si sirviera de algo para hacer de tu cara una taúlla de superficie lunar.

Luego podrás demostrar que con tus tácticas de festeo curtidas en los 60 no se te resiste hembra alguna a pesar de la invasión de granos.

- Escucha música basura.

Osea, más o menos lo que hacías antes, pero ahora en vez de los grupos ridículos de la era franquista, debes escuchar los grupos megaguays de los 40 Principales.

Demuestra que lo que hacías en los guateques SÍ es bailar, y lo demás es romper el escenario.

- Usa Linux y consigue un iPhone.

Y no sólo eso, exalta sus cualidades reales para convencer a la gente que eres superexclusivo y que si usan otra cosa, son unos parias apestados.

Recuerda: no se trata de ser listo, sino parecerlo.

- Bebe calimocho.

A tragos grandes y en vasos de litro, y tras un trago, pon cara de que te rasga la garganta. Como si hubieras tomado un cubalibre de queroseno y lava volcánica. Podrás demostrar que en tu tiempo las personas eran más duras, concretamente de acero galvanizado, y tú no eres precisamente una excepción.

Di de vez en cuando: "Pero si el calimocho es de nenas!!!".



- No pongas esta foto en internet, ¿eh?

- Fuma porros y marihuana.

Y enumera de carrerilla los motivos por los cuales el gobierno oculta las propiedades beneficiosas y es mejor que el tabaco.

No hay como un adolescente desinformado para fomentar la drogadicción.

De esta manera podrás demostrar que tu generación era la más dura, y que fumar esas chorradas no es nada al lado de un purazo.

- Lleva camisetas de grupos de música.

Cambia tu look. Ponte la gorra en cualquier posición, o usa camisetas de equipos deportivos (baloncesto, hockey...), hazte un pelo-cenicero, ponte piercings molestos y tatuajes cutrísimos (si son en idiomas de los que no tienes ni zorra, mejor), etc...

Demuestra que una persona como tú tiene más idea que nadie a la hora de combinar.

- Consigue un artículo que te defina.

Vale cualquier cosa mientras sea estúpida y/o moleste. Unos ejemplos pueden ser un diávolo, una moto sin tubo de escape o una colección de estrellas robadas de Mercedes. Sé la envidia de tus amigos!!!



- Que bien me sale lo de ser un hippie!!! Todo consiste en no ducharse, quejarme, molestar con la guitarrita y pedir dinero.

Con estos consejos te basta para empezar a mimetizarte con los jóvenes y podrás pasar de dar la brasa a toda una generación a demostrarle que tu generación era la última con los cojones bien puestos.

Suerte!

Etiquetas: ,

2 Eructos:

A las 2:42 p. m., Blogger Chiringui eructó...

Lo que realmente me jode, es que con 35 años hago muchas de esas cosas.

 
A las 7:43 p. m., Blogger PeterPsych eructó...

Creo que no quiero volver a la adolescencia. Creo.

 

Haz oír tu eructo

<< Teletranspórtame